martes, 24 de abril de 2018

¿Qué es eso del mindfulness y qué tiene que ver con el poker?

Seguro que, últimamente, has oído más de una vez que el mindfulness es algo positivo para la salud. Habrás visto cómo gente sonriente con mallas de yoga te habla de la respiración controlada, del mindfulness y la meditación. Es probable que nunca te hayas sentido identificado con ninguno de estos conceptos, como también es muy posible que te echaras a reír si te dijera que el mindfulness puede ser una gran herramienta para añadirla a tu estrategia ganadora. Respira hondo, has oído bien, y lo que te vamos a contar nada tiene que ver con llevar mallas.

Mindfulness y poker
Fuente: Medium

Empecemos por el principio. El poker es un deporte mental. Si todavía no has caído en la cuenta, ya es hora de que seas consciente de que lo que practicas es un deporte al nivel del ajedrez. Muchos han hecho las mil y una triquiñuelas para desacreditar el juego de mesa limitando las posibilidades de perder y ganar dinero a lo que el azar sentencie. La realidad es que, para ser un ganador, hay que hacer mucho más que dejar tu destino en manos de la diosa Fortuna o aprenderse de memoria las manos del poker.

Igual que en cualquier otro deporte, en el poker hay que conocer las estrategias del juego, hay que entrenar para seguir progresando y hay que concentrarse y mantener la cabeza fría. Además, para llegar a ser un ganador en nuestro juego de naipes hay que saber de psicología y de emociones, sobre todo de las de uno mismo. Y es aquí donde entra el mindfulness.

¿Qué es el mindfulness?


Quizá nos lleve a confusión porque mindfulness es una palabra inglesa y parece que en la lengua de Shakespeare todo suene más cool. Pero puestos a traducirla, sería algo así como tener la mente plena y poner todo el foco de atención en lo que estamos haciendo. La palabreja viene del budismo, pero en su enseñanza en occidente se le ha eliminado todo el componente de la religión budista.

Dados y poker

En un primer momento, el entrenamiento en mindfulness fue muy usado en terapias psicológicas para poder enseñar al paciente a controlar las emociones. El quid de la cuestión es recibir todo lo que nos está pasando sin emitir ningún juicio, ya sea bueno o malo, lo que nos hará vivir la realidad de otra manera: sin evitar lo que no nos gusta y tratándonos, a nosotros mismos, de una manera más amable. La práctica del mindfulness en algunas terapias demostró que ayudaba a fortalecer el sistema inmunológico y a evitar la recaída en un 40% de las personas que han sufrido más de tres episodios de depresión.

Mindfulness y poker


¿Qué relación tienen los beneficios que pueden aportar a una terapia psicológica con los que puede necesitar un jugador de poker o, lo que es lo mismo, un deportista de deporte mental? Veamos un ejemplo del mindfulness aplicado a deportistas de élite como el atletismo (nos referimos a un estudio llamado Mindfulness applied to high performance atheletes: a case report escrito por Marcelo De Marzo). En este monográfico se reflejan los resultados que un programa de mindfulness tuvo al ser aplicado a un atleta brasileño de 26 años que experimentaba una caída del rendimiento deportivo y un trastorno grave del sueño. Los datos de la investigación recogen que, al finalizar el ensayo, el deportista demostraba cambios positivos, tanto físicos como psicológicos, a pesar de haber pasado por momentos difíciles durante todo el proceso. ¿Qué es lo que pudo ayudar al atleta en el entrenamiento?

Como el mindfulness dice, debemos aceptar todo lo que nos viene sin juzgarlo como parte de la vida. Un partido o una carrera o un torneo de poker es como la vida misma: en algunos momentos estaremos eufóricos y en otros querremos que se nos trague la tierra. Lo difícil aquí es no adelantarnos a los posibles problemas que puedan venir. Si vienen, bien recibidos serán, pero todo el tiempo en el que nuestra cabeza se esté preocupando en acciones futuras, estará despistada de lo que realmente importa, que es lo que está sucediendo en ese mismo momento.

El mindfulness dice que cuando algo te duela lo aceptes como parte de la propia existencia y que no intentes huir del dolor. De esta forma, todo será vivido de una manera más tranquila y las cosas inesperadas y menos negativas no conseguirán desestabilizarte. Tal como dijo Tomás de Vedia, ex jugador del equipo de rugby Londor Irish, sobre los resultados del mindfulness en su juego: “...dejé de preocuparme por si marcaba o no y empecé a dar todo en cada jugada.... me ayudó a estar cómodo en la incomodidad...”. En definitiva, es la concentración plena para alcanzar el mejor rendimiento.

Tomás de Vedia
Fuente: World Rugby

Para que el mindfulness haga efecto, cada jugador tiene que ser consciente de sus propias debilidades y asumir cuáles son las emociones por las que puede pasar mientras juega, por muy difíciles de reconocer que sean. Solo aceptándolas podremos vivirlas con tranquilidad, invirtiendo nuestra energía en lo verdaderamente importante: ganar la partida. En un torneo de poker, donde el juego no solo se basa en una estrategia individual, sino que también depende de cómo juegan sus cartas los adversarios, el jugador puede pasar por muchos pensamientos diferentes durante la acción como: 'voy a ganar', 'seguro que es un farol', 'acabo de perder la mitad de mi dinero' o 'seguro que me voy en esta mano'. Muchos de esos pensamientos se parecen a los que un atleta de maratón puede tener cuando en mitad de la carrera siente que no puede acabarla. El desafío es llegar a pensar que todo lo que se nos pasa por la cabeza son, eso, pensamientos y no verdades absolutas que van a cumplirse.

Si el mindfulness ha sabido imponerse en los resultados de deportistas donde el juego mental se une al físico, ¿cómo no va a dar buenos resultados en aquellos deportes basados principalmente en estrategias mentales, como lo es el poker? Que no te engañen, si alguien quiere jugar a un juego de azar siempre puede aprovecharse de uno de esos bonos de bienvenida de casinos online y echarse unas partidas a la ruleta sin perder nada. Pero si lo que se quiere es llegar a ser uno de los grandes del poker, como lo es Adrián Mateos, más vale entender que sin un buen entrenamiento mental nunca llegarás a lo más alto del podio. Y es aquí, amantes del poker, donde el mindfulness se presenta como una herramienta poderosa.

0 comentarios:

Casinos online